Plantas medicinales (II): Cardo mariano

Flores silvestres 8 (Fotografía de: Alcalaina, Licencia cc.)

Cardo mariano

Hoy os vamos a hablar del Cardo mariano (Silybum marianum (L.) Gaertner), cuyo principio activo principal (La Silimarina) es famosa por su acción hepatoprotectora. Según la Farmacopea Europea la droga (Silybi mariani fructus) está constituida por el fruto maduro desecado, desprovisto de papo de Silybum marianum (L.) Gaertner.

A continuación resumiremos sus múltiples usos y formas de dosificación.

Uso por vía tópica

  • Eritemas
  • Envejecimiento cutáneo
  • Antiinflamatorio

Uso por vía oral

  • Insuficiencia hepática
  • Hepatitis agudas y crónicas
  • Cirrosis
  • Diurético
  • Hipotensión arterial
  • Alivio de la dispepsia y trastornos digestivos funcionales de origen biliar
  • Daños hepáticos de origen tóxico
  • Coadyuvante en el tratamiento de inflamaciones hepáticas crónicas y cirrosis producida por alcohol, drogas o toxinas

Estudios clínicos

Sylibum Marianum Gaertn. (Fotografía de:
Pablo Cabezos, licencia cc.)

Os dejamos un par de enlaces de publicaciones anteriores con más información y estudios clínicos:

Estudios clínicos confirman la eficacia de la silimarina en pacientes con trastornos gastrointestinales: reduce el meteorismo y alivia la sensación de tensión y flatulencia en el tubo digestivo. También se ha observado en un estudio, un claro incremento del apetito y aumento de la capacidad física.
La experiencia pone de manifiesto que la administración de 140 mg de silimarina 3 veces al día, disminuye de forma significativamente la mortalidad en pacientes con cirrosis hepática debida al alcohol. La silimarina, también ha demostrado clínicamente mejorar la función inmune en paciente con un historial clínico comprobado de enfermedades crónicas del hígado producidas por el abuso de alcohol.
Otro estudio clínico a doble ciego, ha demostrado que la silimarina (140 mg / 3 veces al día) incrementa significativamente el nivel de bilirrubina en suero en paciente con hepatitis vírica aguda.

Observaciones

Se ha comprobado que la silimarina estimula la ARN polimerasa ADN dependiente, e indirectamente la síntesis protéica y la regeneración del parénquima hepático. La silimarina, administrada a pacientes con cirrosis, redujo la tasa de mortalidad de forma significativa, especialmente en los casos de cirrosis alcohólicas.

Como hepatoprotector, se ha de prescribir en forma de tratamientos prolongados, al menos de 40 días.

 

Fuentes:
- "Fitoterapia aplicada" J.B. Peris, G. Stübing, B. Vanaclocha
- "Revista de fitoterapia" La revista oficial de la SEFIT (Sociedad Española de Fitoterapia)